• Noticias Geek
Noticias geek
Rusia aprueba su plan para aislarse de Internet

Rusia aprueba su plan para aislarse de Internet

  • 6 de noviembre de 2019

Para protegerse contra los ataques cibernéticos más devastadores, Rusia está probando una forma de blindar Internet en su territorio. El 1 de noviembre entró en vigencia una ley controvertida que permite que los sitios rusos operen de manera independiente.

El viernes entró en vigencia una controvertida ley destinada a crear una "Internet blindada" en Rusia aislada de los grandes servidores del mundo, lo que generó temores entre los defensores de la libertad que denuncian el control excesivo de las autoridades en la red.

Específicamente, el texto prevé la creación de una infraestructura para garantizar el funcionamiento de los recursos de Internet rusos sin necesidad de utilizar las redes y servidores de Internet extranjeros.

Un "control centralizado" del tráfico

Los proveedores rusos de acceso a Internet tendrán que asegurarse de que sus redes tengan "medios técnicos" para el "control de tráfico centralizado" para contrarrestar posibles amenazas.

La ley ha sido criticada como un intento de controlar el contenido e incluso aislar gradualmente el internet ruso, una de las últimas áreas de libertad para la oposición y las voces críticas del poder.

"El gobierno puede censurar directamente el contenido o incluso convertir la Internet rusa en un sistema cerrado sin informar al público sobre lo que está haciendo o por qué", dijo la ONG Human Rights Watch en un comunicado.

La organización cree que el texto, que dio lugar a protestas en marzo, "pone en peligro el derecho de los rusos a la libertad de expresión e información online" y abre el camino a la "vigilancia masiva".

En abril, varias organizaciones de derechos humanos dijeron que temían en una declaración conjunta "nuevas limitaciones de internet y medios ya limitados".

El Kremlin, por su parte, refuta cualquier deseo de erigir el equivalente ruso de la Gran Muralla de Internet china y, por el contrario, plantea un deseo de defender la Internet rusa.

El texto también ha sido criticado por el alto costo en que incurrirá para los operadores de internet rusos, algunos de los cuales corren el riesgo de desaparecer.

Las autoridades rusas han seguido apretando el tornillo en los últimos años en la red nacional de internet, bloqueando contenido y sitios relacionados con la oposición, pero también servicios que se negaron a cooperar con ellos, como la plataforma de video Dailymotion, la red Mensajes sociales de LinkedIn y Telegram.