• Noticias Geek
Noticias geek
Diferencias entre la Amnesia digital y el Efecto Google

Diferencias entre la Amnesia digital y el Efecto Google

  • 7 de noviembre de 2020

La Amnesia digital se diferencia del Efecto Google, porque la primera se refiere a la tendencia a olvidar la información almacenada en un dispositivo digital, mientras que la segunda se refiere específicamente a la tendencia a olvidar lo que puede ser encontrado fácilmente utilizando los buscadores.

Aunque se trata de dos tendencias similares, el olvido, la Amnesia digital y el Efecto Google no son sinónimos.

La Amnesia digital, se diferencia del Efecto Google, porque la primera se refiere a la tendencia a olvidar información que está almacenada en un dispositivo digital (como un teléfono inteligente, tableta, ordenador), mientras que la segunda es la tendencia a olvidar lo que se puede encontrar fácilmente utilizando los motores de búsqueda.

Amnesia digital y el Efecto Google: que son

Si te preguntara cuáles son los colores de la bandera de Nigeria, probablemente dirás algo pero tendrás dudas. Entonces, realizarás la búsqueda en Google. Y Google te respondería en milisegundos y exactamente, como siempre.

Estamos acostumbrados a obtener respuestas a las preguntas más dispares con un clic. Sin esfuerzo, casi automático. Podemos buscar - y encontrar - en Google (o online en general) cualquier información y curiosidad, tenemos acceso constante a una memoria externa ilimitada.

Parece que nos hemos acostumbrado a esta fuente de datos ilimitada y siempre disponible, tanto que tenemos una tendencia a no recordar información que sabemos que podemos encontrar fácilmente. Este es el Efecto Google, o la tendencia a olvidar información que se puede encontrar fácilmente a través de los motores de búsqueda.

Los primeros en describir el fenómeno fueron Sparrow y sus colegas en 2011, quienes probaron cuánto y cómo Internet se ha convertido en nuestra memoria externa. Los principales resultados de búsqueda nos dicen que, incluso cuando ya conocemos la respuesta, tendemos a confiar en Google para la verificación. En segundo lugar, tendemos a no recordar lo que sabemos que está disponible online. Por último, es mucho más probable que las personas recuerden dónde está la información que la información en sí, como si Google fuera una enorme biblioteca donde sabemos dónde ir y encontrar lo que necesitamos cuando lo necesitamos.

Otro gran depósito de información son los dispositivos que usamos todos los días, en primer lugar el teléfono móvil. Levanta la mano si recuerdas todas tus contraseñas o quién puede repetirlas, ¡sin mirar tu teléfono! - el número de teléfono del socio. Pocos, y esto se debe a que solemos confiar el almacenamiento de datos a nuestros dispositivos que creemos que están siempre disponibles y siempre confiables. Así que olvidamos esta información y por eso a este olvido se le llama “Amnesia digital”. El término Amnesia digital fue acuñado oficialmente por el Laboratorio Kaspersky, una empresa de ciberseguridad que realizó una encuesta en 2015-2016, primero en Europa y luego en Estados Unidos e India, para comprender hasta donde somos adictos a la tecnología y su impacto en la vida diaria.

En resumen, la imagen general nos dice que Internet y los dispositivos son herramientas que se ven como "una extensión del cerebro" de las que uno no puede prescindir. Esta dependencia no se considera ni un problema ni un riesgo, de hecho los entrevistados manifestaron estar felices de poder contar con estos recuerdos externos, aun cuando son conscientes de que ya no pueden recordar datos simples como el número de teléfono de la pareja o una dirección. Basándose en estos hallazgos, Kaspersky Lab acuñó el término "Amnesia digital", es decir, confiar en el almacenamiento de información a un dispositivo digital.

Esta tendencia podría afectar nuestra memoria. Existe el riesgo de que el registro constante de información en dispositivos digitales nos haga menos propensos a transferirla a la memoria a largo plazo y también podría afectar el proceso de almacenamiento, ya que usar solo codificación digital, en su mayoría visual, lo hace más pobre.

Una nueva forma de memoria: memoria transaccional digital

Depender de los motores de búsqueda o dispositivos puede considerarse una forma de memoria transaccional (Sparrow et al., 2011). Este último, definido por Wegner en 1985, implica la codificación, almacenamiento y recuperación del conocimiento de forma colectiva y compartida entre los miembros de un grupo. Los individuos desarrollan una "mente de grupo", una memoria extendida, un depósito compartido de conocimientos. Es un sistema mejorado, más complejo y potencialmente más eficaz que el de los individuos. Piensa en los sistemas como un entorno familiar o laboral: los miembros desarrollan un conocimiento de lo que los demás saben (metacognición) y, en base a esto, cada individuo es consciente de qué información está disponible en el grupo.

Wegner se refirió a grupos de personas; ahora podemos hablar de memoria transaccional digital, donde el sistema es el conocimiento compartido online.

Por tanto, la Amnesia digital solo sería una respuesta adaptativa: al incluir Internet y los dispositivos como sistemas de memoria externa que siempre están disponibles, solo modificamos y ampliamos recursos y métodos de memoria.

Estamos cada vez más en simbiosis con nuestros dispositivos digitales, cada vez más interconectados: tenemos la ventaja de tener acceso a una amplia gama de información.